ACENTOS DEL ESPAÑOL

“Acentos del español” es un manual de Español editado por Edelvives enfocado a alumnos brasileños. Se trata, por ahora, de cuatro libros que conforman el manual básico. Nos han encargado la elaboración de los CDs con los audios que sirven como apoyo del texto escrito. Cada libro tiene aproximadamente 35 audiciones, para un total de 132 pistas. Audios “reales” descargados de youtube, RTVE, Radio, etc… Textos leídos, listas de palabras sueltas, audiciones “recreadas”. Mucha variedad de piezas a las que nos hemos enfrentado Susana, Eduardo y yo.

Lo primero. buscar un sitio, un espacio de trabajo donde poder grabar con comodidad y disponer de cierta flexibilidad que la cantidad de locutores nos iban a demandar. Una primera opción era la de ir a un estudio ya montado: Bueno, bonito y… caro. Una segunda opción, grabarlo en el home-studio de Eduardo: Bueno, ¿bonito? y … pequeño. Y una tercera opción: como a Susana le va la marcha, proponerle el poder utilizar el sotanillo de su galería de arte. Dicho y hecho. En 15 días teníamos todo montado, con cabina aislada (semi-aislada) y todo. Con Eduardo y yo poniendo unas “perrillas”, utilizando equipo que teníamos por ahí aparcado, y beneficiándonos de la energía inagotable de Susana, hemos montado un lugar perfecto para este trabajo que nos permite beneficiarnos de los bajos costes de la tecnología actual sin, por ello, dejar de obtener una calidad más que suficiente. Los problemas que nos ha dado la acústica del lugar los dejamos para otro momento.

Lo segundo, preparar el proyecto. 132 audiciones y 25 locutores es una tarea que impone un poco. Si no nos organizamos bien podemos naufragar y pasarlo realmente mal. Lo llaman “preproducción” y es realmente un follón. Todo se resume en una sencilla tarea: Llevar listas y tachar las tareas ya hechas. No nos ha salido mal del todo. Hemos pasado de la “pre” a la “producción” misma y en 15 días hemos grabado todo, pagado a locutores y editado los brutos de audio. Susana ha conseguido esa maravillosa variedad de acentos que un manual de español para latinoamericanos necesita. Venezolanos mayores, dominicanas, salvadoreños imberbes, Costariqueñas, mexicanos, cubanos, argentinas, colombianos, chilenas, peruanas… y algún que otro español. Para la parte más “formal” donde se requerían voces neutras hemos “contratado” a dos locutores españoles “profesionales”, Mª Luisa Marciel y Antonio Cremades. Grabaron todos sus textos (30 cada uno aprox) en 3 horas cada uno. Máquinas perfectamente engrasadas y preparadas para la locución. El resto han sido desde actores, actrices y cantantes hasta alguno que pasaba por ahí.

Mientras hemos producido la cosa hemos ido preparando la “post-producción” que, en este caso, es montar todas las piezas del puzzle sonoro:

-Preparar las cabeceras de los audios (Pequeña cuña musical que identifica cada actividad + nº de unidad + nº de página + nombre de la actividad)
-Preparar todos los audios “reales”. Editarlos y completar finales, etc.
-Analizar las audiciones que llevan efectos de sonido y música.
-Componer músicas.
-Montar las pistas finales.

Las cabeceras de los audios son una historia importante. Identificar cada una de las pistas con su cabecera correcta es un verdadero rollo. Pero, afortunadamente, se presta a un enfoque puramente lógico donde un buen programador se desenvuelve con soltura. Con una aplicación de audio llamada SOX que admite órdenes vía ventana de comandos (Windows) o Terminal (Mac) y la lógica de VBA para Excel hicimos una aplicacioncita irrefutable. Cabeceras montadas en un plis-plas y Eduardo utilizándolas sin demasiados agobios.

Los audios “reales” (así llamados por Edelvives) hay que editarlos para que solo se escuche aquello que las editoras de Edelvives han dispuesto en sus textos. Los cortes, en ocasiones, son abruptos, así que hay que completar las piezas con pequeñas cuñas o músicas que identifiquen el principio y el final de cada audio.

Al apuntar ideas para el montaje sonoro se impone, otra vez, la organización ante todo. Un buen librito con cada texto locutado, ordenado por páginas para una correcta y rápida identificación, se impone a la hora de tomar apuntes y repasar ideas.

Componer músicas ha sido una de las tareas más divertidas. Me lo he pasado pipa. Jingles radiofónicos, Cabeceras de magazine, fondos para entrevistas, músicas de ambiente, incluso un Reggaeton. La variedad ha sido muy grande y hemos conseguido hacer unos estupendos “fakes”, 20 aproximadamente. También hemos buscado algunas músicas ya compuestas pero teniendo cierto cuidado ya que uno no sabe que puede o no puede utilizar exactamente.

Eduardo, por último, se ha puesto manos a la obra para hacer el montaje definitivo. Rápido y bien. Solo una tarde en su estudio para repasar sus ideas y dar conformidad a la cosa.

Una vez todo montado viene la parte tediosa de repasar todas las pistas e ir corrigiendo errores. Como hemos ido a toda pastilla era presumible que hubiese equivocaciones. Eduardo va colgando en Dropbox los mixes definitivos y Susana y yo vamos escuchando y corrigiendo cosas. Ha habido muchos errores pequeños, sencillos de corregir y alguna que otra metedura de pata más gorda pero nada que no se pueda corregir con cierta rapidez.

En definitiva, un proyecto de cierta envergadura, resuelto con soltura. Solo queda que, allá donde se utilice, guste.

Dejo aquí algunos de las piezas sonoras de las que dispone el manual, donde se pueden escuchar, además de las voces de los locutores, las piezas compuestas como fondo sonoro.

A %d blogueros les gusta esto: