Pedro y el lobo

Quise hacer una pieza para flauta y violín solo, pero los pizzicatti del violín no tienen la suficiente fuerza como acompañamiento, así que los tuve que “reforzarlo” un poco. Aún así la pieza tiene muy poco relleno y la flauta y el violín están muy presentes.

Unos acordes del violín, en fff, nos introducen la alarma, ¡Que viene el lobo! Después la melodía juguetona refleja el carácter bromista de Pedro. Cuando el lobo se ha comido todas loas ovejas, la melodía juguetona aparece conalgo de timidez, aunque el final de estos cuentos es siempre feliz y alegre.

 

A %d blogueros les gusta esto: